William Adamson, ingeniero de minas y minerales australiano, manifestó que “la combinación de tecnología de punta e ingeniería de calidad da la oportunidad de crear valor, riqueza y crecimiento social”, al exponer en la última charla organizada por la Cámara de Proveedores y Empresarios Mineros (CAPEM) del Chubut, como parte del conversatorio sobre minería y ambiente. 

Adamson, con experiencia en minería en la Argentina y formación académica en Australia -posee un master en tecnología y fragmentación de rocas, y un doctorado en ingeniería de fragmentación-, reside en Chile y desarrolló gran parte de su carrera profesional en América Latina. 

El especialista disertó bajo el título “Fragmentación: etapa clave del proceso minero”, y explicó que se trata de la etapa “que inicia el proceso de producción de una mina”. 

“La combinación de tecnología de punta e ingeniería de calidad da la oportunidad de crear valor, riqueza y crecimiento social; y puede ser una plataforma para cambiar el futuro y el presente de las comunidades”, planteó.  

“He visto un cambio radical y progresivo en las características de la industria minería, y en particular en la fragmentación en la que he estado trabajando en las últimas 3 décadas”, dijo Adamson. 

En este marco dijo: “Hace muchos años tuve el privilegio de visitar Chubut. Estuve unos días en Puerto Madryn”, e indicó que el Proyecto Navidad, yacimiento de plata de clase mundial ubicado en la Meseta del Chubut, “puede transformar la vida de muchísimas personas, en términos de riqueza, oportunidades, empleo”. 

En relación con los sectores antimineros dijo: “Cuando comencé a trabajar en la industria, algo tenían de razón. Había ejemplos muy positivos, pero también había gente y empresas que no eran precisamente prístinas. Pero eso ha cambiado”. 

“Hoy las mineras tienen otra forma de ver la vida, su negocio; y yo estoy muy esperanzado en que, más que una fábrica para ganar dinero, es una máquina para realmente hacer un cambio social muy importante para bien”, indicó.

Adamson planteó que “todas las bondades que están en la tierra y que podemos extraer para hacer nuestras vidas más gratas, se pueden tomar como frutos”. 

Precisó que “sin minería no hay metales”, algo que consideró “obvio”, y puso como ejemplo que en los autos hay minería, así como también en las bicicletas, que necesitan los frutos de la tierra. “Incluso en nuestras casas necesitamos la minería”, enfatizó. 

Sostuvo en este sentido que “mientras estamos satisfaciendo esas necesidades, tenemos que mejorar la forma de hacer estas cosas. Con la ciencia, con la ingeniería, con la innovación, seguir produciendo pero sin las consecuencias negativas que hemos visto durante mucho tiempo”. 

“Mi convicción hoy -sostuvo- es que somos más inteligentes ahora. Tenemos la capacidad de hacer ingeniería, de desarrollar tecnología para hacer las cosas bien. Y es un tema de balance. Tenemos que gastar inicialmente más dinero para lograr esto. Y no es un costo, sino una inversión”. 

Dijo que también sin la minería “no hay autos eléctricos, tampoco hay sistemas de molinos eólicos, ni paneles solares para generar energía fotovoltaica. Este tipo de proyectos no pueden existir sin la fragmentación”.

Sostuvo que esta etapa del proceso minero “no es una cosa invasora, ni para asustar, sino que va a ser bondadosa, sobre todo si lo hacemos con disciplina, y si nos fiscalizan para certificar que estamos haciendo las cosas bien. Si invertimos, vamos a encontrar que los beneficios superan con creces lo que estamos invirtiendo”. 

Además destacó que “esta industria es absolutamente compatible con las bellezas naturales que hay en la costa de Chubut”. 

En relación con el campo de producción dijo que “el ambiente subterráneo, que genera tanto temor en mucha gente, no tiene por qué ser peligros. Se puede hacer de manera segura”. 

“De nuevo -añadió- tenemos que invertir dinero. Antiguamente no se hacía porque la visión de la gente a cargo era ganar, ganar y ganar. Hoy nos damos cuenta de que todos tenemos que ganar”. 

En relación con su especialidad en particular dijo que “la palabra que usamos es ‘liberación’ porque tenemos que liberar los fragmentos, los cristales, las partículas, incluso microscópicas”. 

“Cuando hacemos la fragmentación en conjunto con la planta contribuimos a producir cobre, oro, acero, lo que fuera, de la forma más eficiente posible. Y ahí comienza la etapa sustentable que termina siendo literalmente verde”, afirmó. 

En este sentido sostuvo que “la extracción de los metales en forma sustentable y verde ha sido y sigue siendo un desafío, en el que trabajamos absolutamente todos los días”. 

Aseguró además que “hay un tema de sustentabilidad también en la fabricación de explosivos. Es otra área donde se ha hecho mucho esfuerzo para hacerla más amigable con el medio ambiente, controlando el impacto”. 

“Nosotros trabajamos con la ingeniería, la investigación y la ciencia para optimizar el proceso. Siempre estamos haciendo algo para mejorar estos procesos”, insistió. 

Mencionó también procedimientos para garantizar la calidad del producto en el proceso de separación del valor del lastre, como se denomina técnicamente. “Producimos impactos que tenemos que controlar”, dijo, y detalló las maneras en las que se mitigan los efectos sobre el ambiente. 

Continuidad

El conversatorio de CAPEM continuará este viernes, 19 de noviembre, a las 17 con la charla “Control ambiental para la minería en Chubut”, a cargo de Jorge Zavatti, licenciado en Química, doctor en Ciencias del Mar y consultor ambiental registrado en Chubut. 

La transmisión será, como todos los conversatorios organizados por la CAPEM, en vivo a través de Facebook por medio del link https://www.facebook.com/capemchubut.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!