Una mujer identificada como "Lepht" sorprendió al mundo en los últimos días al revelar que se implantó más de 50 chips en su cuerpo para convertirse en cyborg.

"Una hacker británica de wetware sin rostro o género, sin dioses o dinero, a la que le gusta la gente, la ciencia y el transhumanismo práctico”, como se autodefine en su blog Sapiens Anonym, Lepht se practicó la impresionante cantidad de cirugías para  “hackear” algunas funciones claves de su cuerpo con uso de la tecnología.

Según contó, a veces por su cuenta y otras con ayuda de otros “transhumanistas prácticos” como ella, la biohacker tuvo su primer implante en 2007, cuando compró un chip digital con lector por internet, el cual le fue inyectado gracias a la colaboración de una amiga que estudiaba medicina.

Ese fue el principio de un largo camino de cirugías, las cuales, en su mayoría, se ha practicado por su cuenta y sin ayuda de analgésicos, algo que le dio gran notoriedad en la comunidad.

Si bien en su blog admite los riesgos que esto podría conllevar, asegura que no pretende motivar a otras personas a que lo hagan, sino ser ella un sujeto de pruebas para la humanidad.

Entre los implantes más extraños, cabe destacar, se encuentra una serie de imanes colocados en sus dedos para adquirir un sentido de distancia extra, e incluso un chip que le permite llevar su tarjeta de crédito con ella sin necesidad de cargar el plástico.