BOLIVIA (ADNSUR)- Andrea Mamani tiene 94 años y, ante la falta de una silla de ruedas, debió movilizarse en un camión de juguete hasta el pueblo boliviano de Achacachi para cobrar la jubilación en medio de la crisis económica y sanitaria que afecta al mundo por la pandemia de coronavirus Covid-19.

Las imágenes conmocionaron a la población tras viralizarse en las redes sociales. Su familia, que se dedica a la producción de papa y queso, había fabricado el camión de roble hace 21 años para que los niños jueguen, pero ahora es el medio de transporte para la mujer, que no puede caminar y vive a dos horas de la ciudad.

Sus nietos son los encargados de arrastrar el camión durante el largo trayecto hasta el centro de la ciudad, para que la anciana pueda obtener su bono o realizar las compras.

Tras la difusión en las redes, la mujer recibió su silla de ruedas para poder movilizarse. Además, un equipo de ayuda se trasladó hasta su casa en compañía de un médico que se encargó de revisar a todos los miembros de la familia en medio de la pandemia de coronavirus y les explicó las medidas de seguridad e higiene para evitar contagios, según detalló El Tribuno de Salta.