Una historia insólita se vivió en los últimos días en Estados Unidos, luego de que una mujer de 30 años fuera detenida por hacerse pasar por su hija de 13 para pasar el día en el colegio.

El hecho ocurrió en el instituto San Elizario, donde la madre, Casey García, se colocó un barbijo, un buzo amarillo con capucha y una mochila, y logró ingresar sin inconvenientes en el establecimiento.

Así pasó el día rondando por los pasillos y asistiendo a las clases, e incluso en una de ellas una maestra le pidió que guardara su teléfono celular llamándola por el nombre de su hija, lo que prueba el buen funcionamiento de su "experimento".

"He estado aquí todo el día, cara a cara con los profesores. ¿Parezco un estudiante de séptimo grado? Es impresionante que no se hayan dado cuenta", afirmó la mujer indignada en un video publicado en Youtube.

"Los profesores estaban más preocupados por mi teléfono que por quién era yo", afirmó quien incluso llegó a almorzar en el comedor de la escuela, utilizó los servicios y acudió a todas las clases del día.

 "Les digo que ahora mismo necesitamos una mayor seguridad en nuestras escuelas, esto es lo que he tratado de demostrar", afirmó García en el vídeo donde manifiesta su preocupación por la seguridad de la menor.