"En pleno año 2021 y siendo una época marcada por el supuesto aprendizaje del ser humano tras la vivencia de la pandemia, me he visto rechazada por mi talla y peso”. Así comienza el relato de la Alba Nevado, una joven que se suponía que tenía que estar trabajando como modelo publicitaria en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) en Madrid, España.

Así lo denunció la propia Alba a través de su cuenta de Instagram, en un video en el que aparece muy emocionada y claramente frustrada, impotente por no poder hacer nada después de que la agencia que la contrató, Best Way, cesara su contrato porque no le quedaba bien el uniforme, de talla única.

Con un "estoy superindignada porque pensé que nunca me iba a pasar esto, lo juro", Alba comenzaba a relatar, entre lágrimas, que había sido contratada por una agencia para trabajar en la Feria Internacional del Turismo (Fitur), que se celebra en Madrid.

Un día antes al evento, durante la formación, se le entregó un uniforme de talla única que al probárselo en casa vio que no le quedaba bien. Al día siguiente, la joven fue una hora antes a su puesto para pedir otro y, según relata en el video, lo que recibió por respuesta fue que podrían "darle una talla 42" y que si no le servía "tendría que ir con traje negro".

"Nada más entrar me dicen, '¿tú eres la del problema?'. Como si tener una talla 46 fuese un problema", aseguró Alba. "Me dicen que lo sienten mucho, pero que me mandan a mi casa porque no puedo trabajar sin uniforme. Como si el problema fuera mío", denunció la joven, insistiendo en la frustración que sintió al ser tratada así.

"Yo no quiero que me traten como si fuera un problema y como si mi imagen fuera lo único que sirviera para trabajar, en un puesto que sé que soy lo suficientemente válida como para estar, pero como no encajo dentro del canon de belleza que a día de hoy conocemos, pues no tienen una talla para mí. Por lo tanto, no puedo trabajar", concluyó.

Del Instagram de alba.nevado

La joven también aseguró que no se había sentido "así de juzgada y rechazada desde hace mucho tiempo". 

La historia se viralizó en las redes sociales, donde miles de usuarios manifestaron  su indignación ante lo sucedido, mostrando su solidaridad con la joven.

La respuesta de la agencia

Según un comunicado de Best Way remitido al diario español ABC, Alba pasó satisfactoriamente el proceso de selección y añaden que ella misma señaló en diferentes medios de comunicación que "no considera que haya habido ninguna discriminación" en dicho proceso. 

La empresa, habitualmente, días antes del evento pide a sus contratados llenar una ficha para preparar los uniformes con antelación. En concreto, en la de Alba no constaba su talla.

'Best Way' explica que el día antes al evento se proporcionaron uniformes a más de 100 personas, entre los que se encontraba el de la joven, a la que se "sugiere probarlo antes de volver a casa, pero que señala que no tiene tiempo". Es posteriormente, cuando les comunica que "le quedaba demasiado ajustado".

La empresa afirma que trató de buscar otro uniforme y que se le ofreció la posibilidad de traer un traje negro propio. "El día del evento, y tras comprobar que no disponíamos de un uniforme adecuado y que no se podía dar un solución inmediata, se le solicita que vaya a casa mientras se buscaba una nueva solución. Ningún miembro de nuestro personal fue rechazado en nuestra empresa ni por su talla ni por su peso. Contamos con personal de soporte para el sector de los eventos con todo tipo de tallas: inferiores, iguales y superiores a la de Alba", aclaró la agencia.