Una enfermera fue condenada a cinco meses de prisión en suspenso luego de que se comprobara que le robó la tarjeta de crédito a una paciente fallecida y la usó para realizar compras.

El hecho ocurrió en el hospital de Heartlands en Birmingham, Inglaterra, y una cámara de seguridad captó el indignante momento.

En base a los reportes, la joven de 23 años aprovechó el deceso de una paciente de 83 para sustraerle su tarjeta de crédito, con la cual luego se dirigiría hacia una máquina expendedora de snacks en vistas de realizar compras diferentes tipos de compras.

Esta conducta se repitió durante varias horas hasta que la compañía proveedora canceló la tarjeta, y días después se realizó una denuncia contra la enfermera, quien fue detenida en su lugar de trabajo con la tarjeta en su poder.

Durante el proceso judicial la mujer alegó haber confundido la tarjeta con la suya, pero el tribunal que dictó su sentencia comprobó que ambos plásticos son de distintos colores e incluso de distintos bancos.