Una agencia de modelos japonesa sorprendió al publicar una búsqueda laboral en la que se solicitaban hombres "que no se ofendan si los llaman gordos".

El propósito de la compañía es ofrecer sus tallas "XL" y diferentes planes para perder peso, y por ese motivo informaron que el primer requisito para ser contratado será pesar más de 100 kilos. El segundo, claro está, es que el modelo no se ofenda si lo catalogan como "gordo".

Además desde la agencia buscarán contratar "personas de un mayor peso que el cliente" para sus planes de perdida de grasa, a través del cual intentan levantar el autoestima de quien contrate el mencionado plan.

Debucari, como es conocida la empresa, recibió más de 45 currículums tras pocos minutos de publicado el anuncio.

Cabe destacar que quienes sean seleccionado tendrán un sueldo de 18 dolares la hora, una suma que es prácticamente igual a la que se cobra a los clientes que buscan ayuda para bajar algunos kilos.