Un hombre soltero de 38 años, de Tailandia, sufrió una desfiguración permanente en el pene después de haberlo atascado en un candado durante dos semanas.

Según se informó, el hombre sujetó el dispositivo de metal alrededor de la base de sus genitales en un extraño acto sexual, pero perdió la llave y su pene comenzó a hincharse. No supo que hacer y dejó el candado en su pene. Sin embargo, luego  de 14 se infectó y el dolor fue tan insoportable que lo llevaron de urgencia al hospital en Bangkok.

La madre del hombre dijo a los médicos que a su hijo “le gusta meter el pene por pequeños agujeros”, y estaba ‘aburrido’ porque se había quedado en casa durante la pandemia de Covid-19.

‘Mi hijo es una persona reservada y no tiene novia. Se ha quedado mucho en casa durante la pandemia porque le preocupa salir. Me dijo que hizo esto porque estaba aburrido y le gusta meter su’ cosa ‘por pequeños agujeros. Estaba enojado con él por avergonzarme así y le dije que no lo volviera a hacer”, afirmó la mujer.

En el hospital, los médicos pasaron más de 30 minutos usando un cortador eléctrico para cortar la cerradura de metal. Deslizaron una delgada hoja de metal entre la barra y la piel del hombre para evitar que se cortara y rociaron agua sobre su cuerpo para lubricar.

Una vez que lograron sacarle el candado, le dieron una crema antibiótica y tabletas de penicilina. A pesar de que su pene ahora está liberado, los médicos dijeron que podría haber un daño duradero debido a la cantidad de tiempo que estuvo atascado el candado, quedando desfigurado por la terrible experiencia.