PANAMÁ (ADNSUR) - Un grupo de presos de Panamá fue sorprendido al intentar ingresar a una cárcel local cocaína a través de un gato.

El animal fue sorprendido por los guardias de seguridad del establecimiento conocido como "Nueva Esperanza", ubicado en la provincia caribeña de Colón, unos 80 kilómetros al norte de Ciudad de Panamá. 

"El animal tenía una tela amarrada al cuello que mantenía dos envoltorios" con "materia vegetal, cuatro envoltorios forrados de plástico transparente de polvo blanco y otro con hojas", aseguró al respecto el director general del Sistema Penitenciario panameño, Andrés Gutierrez.

Según se explicó es un procedimiento habitual en el país centroamericano, a partir del cual los presidiarios y sus cómplices en el exterior engañan al animal con comida para que se movilice entre los pabellones.

Para el fiscal de drogas de Colón y Guna Yala, Eduardo Rodríguez, el gato transportaba, posiblemente, cocaína, crack y marihuana.

Una vez que fueron tomadas las evidencias, remarcaron las autoridades, el gato fue entregado a una fundación defensora de los animales.