CAPITAL FEDERAL - Gandalf es el protagonista de una curiosa historia. Se trata de un gato mestizo blanco ruso de cuatro años. Los dueños del animal encontraron en el collar de su mascota unas cuantas hojas escritas a mano luego de que el felino saliera a dar un paseo por el barrio de Bridgend, Gales del Sur.

La nota, que estaba dentro de una bolsa de plástico atada al collar, decía: “por favor, mantenga a su gato en casa. Tu gato casi todos los días viene a mi casa, toma comida de la mesa, rasca mi sofá, extiende pulgas en mi casa”.

"No puedo dejar abiertas las ventanas de la casa. Estoy sinceramente harto. Si vuelvo a ver a tu gato en mi casa, prometo llevarlo lejos a alguna parte”, agregaba el mensaje de un vecino.

“Tu gato también pasa la noche en mi casa y duerme en la cocina. Será mejor que alimentes a tu gato”, cerraba la nota dirigida a los propietarios de Gandalf, según publica La Cien.

Los dueños del gato se quedaron sorprendidos por lo sucedido y aseguraron que no estaban al tanto de lo que hacia el animal cuando no estaba en la casa.

El dueño del gato, un joven de 27 años, dijo que nunca antes había tenido una queja sobre Gandalf y hasta contó que en el collar de su mascota le escribió “no alimentar”, porque habían notado que estaba un poco gordo.

“Es un gato un poco curioso, sale y hace sus rondas, como hacen los gatos. La gente sabe quién es en el área, es muy sociable y ama a la gente. Incluso si visita personas, nunca hemos tenido ninguna queja sobre él antes. Pasa noches y noches en nuestra casa”, aseguró el dueño del felino. 

Por ahora, Gandalf está encerrado dentro de la casa, ya que sus dueños temen que le quieran hacer algún daño.