INGLATERRA (ADNSUR) - Un gato que se había escapado de su casa hacía 10 años pudo regresar en las últimas horas a su hogar, gracias a un microchip que había sido implantado en aquel entonces por sus dueños.

El hecho ocurrió en la localidad de Hardwicke, y en base a los reportes, el felino visitaba frecuentemente la casa de una familia en un notable estado de debilidad y cansancio. Al advertir la situación, decidieron llevarlo al veterinario para curarlo, y fue el doctor animal quien detectó la presencia del chip.

Dentro del chip, se destacó, figuraban datos de los dueños del gato, y fue a través de ese medio que se los pudo contactar.

"Trabajé como asistente de enfermería de animales y acogí a Dave hace unos 11 años. Le puse microchip y lo castré, pero el vagabundeo en él era casi instintivo", explicó Simmone Davis propietaria del felino.

"Lo tuvimos durante aproximadamente un año antes de que desapareciera. Intenté todo lo que pude para encontrarlo, colocando carteles y buscándolo.  Cuando nunca regresó, sólo deseamos que lo estuvieran cuidando y que estuviera a salvo", sumó.

Además, Davis remarcó que se le están "haciendo pruebas ahora para su tiroides, ya que está muy frágil, pero todo lo que necesita es la vida acogedora con nosotros en casa", y cerró: "Esto demuestra que siempre debes poner microchips a tus animales"