Una noticia insólita sacudió en las últimas horas al mundo del arte y tuvo fuerte impacto en redes sociales, luego de que se conociera que un artista italiano vendió una obra invisible en 18 mil dolares.

El autor, el italiano Salvatore Garau, afirmó que "esa nada tiene un peso", en relación a su obra llamada "Yo soy".

La escucltura, según explicó, debe colocarse en una casa particular, en una habitación especial libre de cualquier obstáculo y con dimensiones de unos 150 x 150 centímetros.

"El vacío no es más que un espacio lleno de energía, y aunque lo vaciemos y no quede nada, según el principio de incertidumbre de Heisenberg, esa nada tiene un peso", afirmó Garau.

Y sumó: "Por tanto, tiene energía que se condensa y se transforma en partículas, es decir, en nosotros".

"En el momento en que decida exponer una escultura inmaterial en un espacio determinado, ese espacio concentrará cierta cantidad y densidad de pensamientos en un punto preciso, creando una escultura que desde mi solo título adoptará las más variadas formas", concluyó su defensa sobre su arte.