CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El sildenafil, más conocido como viagra, es un fármaco que se suele utilizar para tratar la disfunción eréctil y la hipertensión arterial pulmonar, pero sólo en algunos casos, porque son repetidas las ocasiones en las que jóvenes la utilizan por el simple hecho de rendir mejor, más allá de si hay o no una disfunción que lo amerite.

A veces puede funcionar, otras veces puede ser un arma de doble filo, tal como fue el caso de Nat Thind, un electricista de 26 años habitante de Hampshire, Inglaterra, que sufrió terribles consecuencias por el consumo de este fármaco.

"Como consecuencia, ahora tengo un pene mutilado, una punta entumecida, incapacidad para tener erecciones o alcanzar el orgasmo, dolores punzantes y ardientes y fibrosis peneana", detalló. 

Según detalló TN, el joven ya había utilizado este tipo de pastillas y su cuerpo no había reaccionado así. Esta, sin lugar a dudas, será la última vez que lo haga.

En junio pasado tuvo una erección de un mes tras consumir viagra, una situación que los médicos no consiguieron revertir después de varios días intentándolo en el hospital. Luego de varios intentos fallidos en manos de los profesionales, el protagonista quedó impotente y ahora, culpa a los profesionales de su incapacidad para mantener relaciones sexuales.

Thind decidió ir al hospital cuando la erección no cesaba y se había vuelto dolorosa, condición conocida como priapismo. Durante tres días los médicos probaron diferentes métodos para solucionar la situación, pero no lo consiguieron, según informó el Daily Mail.

Intentaron sin éxito drenar varias veces la sangre del miembro con agujas y suministraron al joven aspirinas y anticoagulantes. Al no obtener resultados, lo intervinieron quirúrgicamente sin lograr poner fin a la erección. "Me di cuenta de que no sabían realmente lo que estaban haciendo", dijo el hombre en una página de GoFoundMe.

Allí, además de pedir donaciones para probar algún tratamiento alternativo, asegura que las técnicas tradicionales que utilizaron para interrumpir la erección le causaron impotencia y frecuentes dolores. Lo paradójico es que su pene volvió a su estado original de forma natural.

"Pasar de una vida sexual sana a no tenerla es devastador", se lamenta el joven, y explica que está afectando sus relaciones: "Definitivamente, no es fácil vivir con este oscuro secreto, del que me siento muy avergonzado", expresó. 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!