La ciudad de California amaneció el pasado fin de semana conmocionada por la historia de una menor de 9 años que le robó el auto a sus padres y manejó 16 kilómetros para "ir a nadar al océano".

Todo ocurrió cuando la menor, acompañada por su hermana de 4 años, decidieron tomar el auto de sus padres y emprender una travesía de 1000 kilómetros con el único objetivo de ir a la playa.

En base a los primeros reportes la niña esperó a que sus padres se durmieran para subir con su cómplice, colocarle el cinturón de seguridad y partir desde Utah en dirección hacia California.

Insólitamente la protagonista de la historia logró manejar 16 kilómetros por autopista, y al buscar un camino alternativo chocó contra un tractor que se encontraba estacionado.

Según explicaron las autoridades momentos antes había tenido una pequeña colisión con otro auto, pero pensando que se trataba de una persona con discapacidades el conductor del vehículo decidió no reportarlo ante la policía.

Al llegar al lugar anoticiados del segundo choque los efectivos se sorprendieron al encontrarse con las menores, quienes aseguraron que solo querían ir a nada al océano.