Un sorprendente descubrimiento causó estupor en el mundo en las últimas horas, luego de que una familia descubriera que las esculturas que tenían abandonadas en su jardín eran en realidad esfinges del Antiguo Egipto.

Según trascendió, una familia se puso en contacto con la casa británica de subastas Mander Auctioneers para deshacerse de algunas pertenencias durante su mudanza, entre las que se encontraban los presuntos "modelos para jardín del siglo XIX tallados en piedra".

Estos artefactos habían sido fijados en un precio de entre 300 y 500 libras esterlinas, pero durante la subasta se descubrió el verdadero valor de las esfinges.

Si bien no se reveló el nombre de la empresa compradora, se sabe que es una casa de subastas internacional, la cual pagó 195.000 libras por las mismas, un precio 500 veces mayor que el original.

"Hubo algo de interés antes de la subasta durante la vista previa, pero, realmente, no teníamos ninguna indicación de su valor hasta que comenzó la subasta", confesaron al respecto desde Mander.

Pese al alto valor de las mismas, las esfinges se encontraban en muy mal estado, y habían sido reparadas con hormigón por sus dueños.