Un joven de 22 años murió durante una ola de calor en China, luego de tomar una gaseosa en menos de 10 minutos.

Según las autoridades intervinientes en el caso, el chico ingirió cerca de un litro y medio de la bebida en apenas unos minutos, una actitud que extrañamente provocó su muerte tan solo 18 horas después.

En base a los reportes la víctima comenzó a presentar síntomas estomacales seis horas después de beber, y decidió trasladarse a un centro médico cercano, donde permaneció internado hasta el momento de su muerte.

Para los médicos, la rapidéz con la que ingresó el gas al cuerpo provocó la acumulación de esta sustancia en sus intestinos, lo que generó una alta presión que hizo que se filtrara a su vena porta, uno de los vasos sanguíneos más importantes del hígado.