La prisión domiciliaria suele ser un beneficio anhelado por los presos, quienes ven en el regreso a su hogar una experiencia cercana a recuperar la libertad perdida. Sin embargo, un preso de Italia no soportó la convivencia con su esposa, y pidió regresar a la cárcel.

Se trata de un ciudadano de origen albanés, residente de la localidad de Guidonia Montecelio, quien abandonó el encarcelamiento en su casa para acercarse hasta una comisaría a realizar su extraño pedido.

Según señaló la propia policía, el hombre “no pudo hacer frente a la convivencia forzada con su pareja”.

“Exasperado por la situación, prefirió escapar, presentándose espontáneamente ante los Carabineri para pedir cumplir su condena tras las rejas”, afirmaron las autoridades al respecto.

En ese sentido, se explicó que el hombre llevaba varios meses detenido en su hogar, acusado de delitos relacionados con las drogas.

Según se supo, “vivía en casa con su esposa y su familia”, pero señaló ante los Carabinieri que  su “vida doméstica se ha convertido en un infierno”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!