TURQUÍA (ADNSUR)  - Una gata que había tenido crías que no podían abrir los ojos decidió cargarlas en su cuello y llevarlas a una clínica para que fueran tratadas.

El hecho ocurrió en Turquía, donde los empleados de un centro médico municipal fueron sorprendidos por la presencia del felino con sus cachorros.

"Quedamos muy sorprendidos. Tras un examen cuidadoso, vimos que los cachorros tenían los ojos cerrados. Al llamar a la Dirección de Asuntos Veterinarios, realizamos la primera intervención con los medicamentos que tenemos", explicaron.

En base a sus dichos, la gata llegó al lugar por la mañana, cuando recién empezaron a admitir pacientes, y se puso a pedir ayuda "maullando sin parar".

"Cuando los ojos de los cachorros se abrieron en poco tiempo, todos estábamos muy felices. Más tarde, enviamos a la gata y gatitos a Uzundere para un mejor cuidado. Esta es la primera vez que nos pasa algo así. ¡estábamos emocionados y contentos de ver que fueron sanados!", aseguraron los profesionales tras tratar a las crías.

Tras brindarles ayuda profesional y los cuidados iniciales que podían, el personal derivó a los cuatro felinos a los servicios veterinarios locales, donde recibieron los cuidados necesarios y ya fueron adoptados.