ESTADOS UNIDOS (ADNSUR) - Un estudio reciente publicado por la escuela de medicina Mout Sinai, en Nueva York, asegura que los penes humanos se encuentran en proceso de reducción producto de la contaminación ambiental.

La investigación fue revelada por la doctora Shanna Swan, profesora de medicina ambiental y salud pública, quien publicó un libro sobre sus estudios de las tendencias de la fertilidad, en el cual recoge que la contaminación "está provocando el encogimiento de los penes humanos".

 "El mundo moderno amenaza el conteo de espermatozoides, perturba el desarrollo reproductivo masculino y femenino y pone en peligro el futuro de la raza humana", asegura en su publicación donde además alega que la humanidad se enfrenta a una "crisis existencial" por las tasas reducidas de fertilidad como resultado de una sustancia química llamada ftalatos.

Estos compuestos, explica, están provocando que los bebés nazcan con genitales malformados y también el encogimiento de los penes.

"Cuando comencé a analizar los ftalatos, alrededor del año 2000, el síndrome de los ftalatos se había demostrado experimentalmente en roedores, pero no en humanos. Las ratas madres que recibieron ftalatos tuvieron bebés machos con un pene y escroto más pequeños, sus conteos de espermatozoides fueron más bajos y su distancia anogenital fue más corta", aseguró en diálogo con The Guardian.

 "Los bebés llegan al mundo ya contaminados por las sustancias que absorben en el útero (...) Es serio. Si sigue la curva del metanálisis de disminución de espermatozoides de 2017, predice que para 2045 tendremos una mediana del recuento de espermatozoides de cero. Es especulativo extrapolar, pero tampoco hay evidencia de que esté disminuyendo. Esto significa que la mayoría de las parejas pueden tener que utilizar la reproducción asistida", cerró.