ESTADOS UNIDOS (ADNSUR) - Una mujer estadounidense perdió la visión luego de tatuarse los ojos, pero lejos de arrepentirse aseguró que el arte corporal que se hizo la convirtió "en mejor persona".

“Me costaba mucho hacer cualquier cosa: no podía ver la televisión, no me gustaba estar cerca de luces brillantes y no me gustaba estar afuera”, aseguró al respecto Sarah Sabbath, la joven oriunda de Texas que protagoniza de la historia.

Respecto a la fotosensibilidad que sufría, explicó que se deprimía "mucho, mucho" por esa condición, y reveló que en la escuela le hacían bullying por ser “peluda”.

Por ese motivo, remarcó, decidió comenzar a tatuarse todo el cuerpo, hasta finalizar con los ojos.

“Mis tatuajes son importantes para mí porque me ayudaron a convertirme en una persona más fuerte”, señaló.

Y agregó: "Son una parte de mí. Nunca dejaré de hacerme tatuajes”.

En base a los dichos de su tatuador, él fue el responsable de que la mujer se quedara ciega, porque midió la solución incorrectamente y tatuó a la chica con “demasiada tinta y muy poca agua”.