Un obrero enojado porque le debían plata por su trabajo, demolió la casa que construyó mientras los dueños estaban de vacaciones. El hecho ocurrió en la ciudad de Leicester, Inglaterra.

Los hechos muestran que el dueño de la casa quería que hiciera todo el trabajo pero el constructor no llegó a hacerlo en el tiempo estimado y entonces optó por no pagarle. Según los informes, el constructor demolió la propiedad por esa razón, la falta de pago, mientras la familia se tomaba unos días de descanso.

Ahora, a la propiedad le falta un techo y hay escombros esparcidos alrededor de ella gracias al hombre, quién demolió gran parte de ella, informó el medio Rosario3.

El propietario dijo que el incidente ocurrió cuando estaban de vacaciones y se excusó dando declaraciones. "Queríamos una extensión de dos pisos, un techo nuevo, cableado nuevo y que fuera más ecológico. Desafortunadamente, elegí al peor constructor y demolió todo", sentenció.