Una mujer australiana sorprendió al mundo en las últimas horas, luego de revelar que le robó 680 mil dólares a su trabajo y los perdió en un juego que simulaba ser un casino.

Rachel Naomi Perri, protagonista del episodio, trabajó durante muchos años como gerente de finanzas en el Hospital Veterinario de Tasmania, donde tenía bajo su cargo el pago de los sueldos a los empleados.

Aprovechando el poder que tenía sobre el dinero del hospital, se reveló a través de una investigación, la mujer transfería el dinero asignado para el pago de salarios a cuentas, tarjetas y créditos personales a su nombre, y pese a que lo hizo durante tres años, las "anomalías en las transacciones bancarias", como lo calificó el fiscal del caso, recién se descubrieron una vez que Perri había sido despedida.

Fue así que se declaró culpable de 25 cargos de fraude informático, admitiendo haber robado más de medio millón de dólares a su lugar de trabajo.

Sin embargo, al ser consultada sobre qué había hecho con la plata, aseguró que la usó para comprar fichas en el simulador de máquinas "Heart of Vegas Slots", un juego que simula la actividad en un casino. Sin embargo, el juego no permite canjear las fichas por dinero real, por lo que los 680 mil dólares fueron perdidos para siempre.

"Heart of Vegas es similar a jugar a las tragamonedas. Pagas para adquirir monedas o créditos. Nunca se convirtió en dinero real. Perri no pudo ser capaz de explicar por qué estaba jugando ese juego", explicó el fiscal Wilson al respecto.

Conocida la noticia, la mujer afirmó sentirse "humillada" por la situación.

"Me metí en tantos problemas, pero decidí que seguiría hasta que me atraparan. Sabía que no podía salirme con la mía. Estaba esperando a que la policía llamara a mi puerta", dijo durante el interrogatorio.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!