CAPITAL FEDERAL  - El sacrificio comenzó el partes pasado, y desde ese día la sangre corre en Nepal, donde más de 200 personas comenzaron a decapitar búfalos y matar animales, como parte del Festival de Gadhimai, que se realiza cada cinco años.

La celebración comenzó con la matanza ceremonial de una cabra, una rata, un pollo, un cerdo y una paloma, y un chamán local ofreció sangre de cinco puntos de su cuerpo.

 

 

Luego, unos 200 carniceros entraron en una arena amurallada -más grande que una cancha de fútbol- donde se encontraban varios miles de búfalos. Armados con espadas y cuchillos afilados, comenzaron a decapitarlos. Los peregrinos amontonaban y se trepaban a árboles o postes para ver la escena.

Desde el comité organizador del festival aseguran que "intentamos no apoyarlo, pero la gente tiene fe en la tradición y ha venido aquí con sus ofrendas".

 

 

La prueba de esta fe es la presencia de miles de fieles de Nepal e India que pasaron días a la intemperie, ofrenciendo oraciones antes del evento en la aldea fronteriza de Bariyarpur.

Se estima que 200.000 animales, desde cabras hasta ratas, fueron masacrados en dos días del Festival Gadhimai en 2014, celebrado en honor de la diosa hindú del poder.

 

 

Aunque fue prohibida en 2015 por las autoridades del templo y la Corte Suprema de Nepal, estas decisiones no pudieron sobrepasar a la fe de la gente, que espera que la diosa escuche sus pedidos y se los conceda, a través de la sangre.

 

 

La leyenda cuenta que los primeros sacrificios en Bariyarpur se realizaron hace varios siglos cuando un sacerdote soñó que el derramamiento de sangre motivaría a la diosa hindú Gadhimai a liberarlo de la prisión, según reseña la BBC.