FRANCIA (ADNSUR) - Un supermercado en el sur de Francia generó repudio e indignación luego de darse a conocer a través de redes sociales las imágenes de animales muertos enteros colocado en bandejas de plástico para su venta directa al público.

La polémica comenzó cuando una usuaria publicó en Twitter fotos de la heladera de la carnicería donde se podían ver liebres, faisanes, gallinas, gallos y otros animales. Todos con sus respectivos plumajes y pelos. 

Esto de inmediato generó una ola de críticas entre los defensores de los derechos animales.

Ante la indignación que generaron estas polémicas imágenes, el distribuidor retiró los productos del mercado y pidió disculpas por aquellos que se sintieron afectados.