Una mujer oriunda de los Reino Unido sufrió una grave lesión luego de intentar comer una hamburguesa triple, y aseguró que desde el momento en el que pidió el producto en un local de comida rápida su vida "se arruinó".

El hecho ocurrió en 2004, en la ciudad de Portsmouth, cuando la chica, hoy de 34 años, encargó por delivery el alimento.

Quiso comer una hamburguesa triple y se dislocó la mandíbula: "Arruinó mi vida"

“Estaba comiendo mientras miraba la televisión y de repente sentí un fuerte ruido como de crujido. Fue mi articulación de la mandíbula izquierda. Parecía normal pero se sentía horrible y seguía ‘bloqueando y desbloqueando’. Debo haber estirado demasiado la boca al morder la hamburguesa”, dijo en diálogo con los medios sobre lo que ocurriría despupes.

Preocupada por la situación acudió a una guardia médica, donde le diagnosticaron un trastorno de la articulación temporomandibular (ATM).

Tras el episodio Holly Strevens, protagonista del mismo, padeció fuertes dolores durante años, y hasta hoy en día no puede comer “nada masticable”, perdió su trabajo debido a los problemas de salud y sufre de ansiedad.

“La gente puede abrir la boca hasta 35 mm, pero el movimiento de mi mandíbula se ha reducido a 13 mm”, comentó.

Y cerró: “Lamento haberme comido la hamburguesa. Ha cambiado mi vida. Mi salud mental ha empeorado y tengo ansiedad porque podría tener una convulsión cuando estoy sola”