REINO UNIDO - Joseph Flavill, un joven británico de 19 años, sufrió un grave accidente de tránsito. El 1 de marzo de 2020 fue atropellado por un coche mientras caminaba cerca de su casa en Tutbury (Reino Unido) y debió ser hospitalizado de urgencia.

Por aquellos días el coronavirus recién comenzaba a instalarse en Europa y mientras comenzaba a ganar trascendencia, el adolescente entraba en una dura lucha tras la terrible lesión cerebral que le había provocado el impacto. Fue internado en el Hospital General de Leicester y quedó en coma durante 10 meses.

Hasta que, hace algunas semanas, su cuerpo comenzó a reaccionar. "Lentamente está empezando a despertar del coma en el que se encontraba, para tener un mínimo estado de consciencia. Él está dando sus primeras respuestas a simples estímulos y puede verse cada vez más seguido una sonrisa en su hermoso rostro", describieron sus familiares en las redes sociales.

 

Ahora llega una tarea difícil para sus seres queridos. Es que, mientras la recuperación del chico avanza, se le debe ir explicando lo que pasó en el planeta durante los meses que él estuvo postrado en una cama completamente dormido. Ya que de pronto le tocará adaptarse a situaciones muy diferentes como ver a sus familiares por videollamada, o los extraños trajes que llevan los médicos que lo atienden.

Incluso él estuvo enfermo de coronavirus, en dos ocasiones, durante sus 10 meses de coma. El mundo cambió completamente y, a medida que el joven pueda ir reaccionando y recordando algunas cosas, su familia tendrá una muy compleja misión

En diálogo con el diario británico The Guardian, la tía del joven, Sally Flavill Smith, describió. "Él no sabe nada sobre la pandemia porque estuvo durmiendo durante 10 meses. Su conciencia está empezando a mejorar ahora, pero no sabemos qué sabe. Simplemente no sé por dónde empezar. Hace un año, si alguien me hubiera dicho lo que iba a suceder durante el último año, no lo hubiera creído. No tengo idea de cómo Joseph llegará a comprender lo que todos pasamos".

Ante esta situación, la tía contó que la familia intentó explicar mediante una videollamada por qué no pueden estar con él en persona, pero todavía no especificaron la magnitud de todo lo que pasa. "Cuando esté bien despierto en su habitación, no tendrá ni idea de por qué está allí. Tratamos de hacerle saber que realmente queremos estar allí, tomados de la mano, pero no podemos debido a covid".

"Pero al mismo tiempo tratamos de mantenerlo lo más simple posible, no tenemos el tiempo para adentrarnos en el tema y así simplemente no se siente real, ¿verdad? Cuando pueda tener contacto cara a cara, será la oportunidad de explicarle todo".