Una madre taiwanesa tomó la decisión de usar una técnica poco convencional para evitar que su hijo rompiera las restricciones de circulación por el COVID, y decidió cortarle el pelo de una manera ridícula para que le diera vergüenza salir a la calle.

El hecho ocurrió en la ciudad de Kaohsiung, donde debido a una nueva ola de contagios las autoridades decidieron imponer un nuevo aislamiento estricto en todo el territorio, a fines de paliar el crecimiento de casos de COVID.

防疫情期間亂跑 母請設計師將兒剃成「沙悟淨」 @東森新聞 CH51

Al no saber cómo hacer para que el menor se quedara en su casa, la madre optó por una extraña decisión que dejó a su hijo con un peinado poco tradicional.

En base a los reportes ambos terminaron discutiendo por el "malévolo" plan de la mujer, pero el peluquero al que acudieron salió beneficiado: tras la difusión de la noticia recibió un aluvión de llamados de padres que buscaban hacer lo mismo con sus hijos.