"Operación London Bridge" es el nombre asignado por las autoridades británicas para el protocolo que se llevará a cabo el día que la Reina Isabel II fallezca.

"El puente de Londres ha caído", será el mensaje que oirá a través de un teléfono el Primer Ministro británico ante aquel suceso, siendo una de las primeras personas en enterarse. De ahí, claro está, el nombre asignado.

"Estimados compañeros, es con tristeza que les escribo para informarles de la muerte de Su Majestad la Reina", escribirá el secretario del gabinete a los ministros a través de un correo electrónico cuyo borrador ya se encuentra escrito.

Según reveló el medio Político, tras la cascada de correos y llamados las banderas de la zona parlamentaria conocida como Whitehall comenzarán a colocarse a media asta de manera inmediata.

Posteriormente, los ciudadanos británicos conocerán la triste noticia a través de los medios públicos, en una "notificiación oficial" que será transmitida por la Casa Real, siendo el Primer Ministro el primer funcionario en emitir una declaración oficial al respecto.

En cuanto al parlamento británico y las cámaras autónomas de Escocia, Gales e Irlanda del norte, deberán cesar su actividad y se hará un minuto de silencio que abarcará a toda la nación, mientras que el Ministerio de Defensa disparará salvas desde diversas ubicaciones.

Por otro lado, las redes sociales también estarán incluidas en el protocolo, quedando prohibidos los retuits de cuentas oficiales que estén relacionados a temas "no urgentes", mientras que todas las cuentas y páginas del gobierno mostrarán símbolos negros en señal de luto.

Respecto a las variantes a la Operación London Bridge, se sabe que en caso de que la reina fallezca en Sandringham, su residencia en el este de Inglaterra, su cuerpo llegará en un tren y será recibido por el primer ministro en la estación londinense de St Pancras, una operación similar a la que se hará en caso de uqe la muerte tenga lugar en Balmoral, escocia.

De ocurrir en el exterior, la "Operación Overstudy", trasladará el féretro en avión.

En cuanto a su sucesor, el Príncipe de Gales,  se dirigirá a la nación a las 6 de la tarde, y a las 10 de la mañana del día siguiente será proclamado soberano.

En el segundo día de luto el féretro con la reina regresará al palacio de Buckingham, y tres días después llegará el palacio de Westminster, donde permanecerá en un sector elevado hasta el octavo día, estando abierta al público durante 23 horas al día.

Por último, en el día 10 se celebrará el funeral de estado, y será declarado día festivo.