Mary McCarthy, una mujer de 45 de Nueva Zelanda, sufrió dolor crónico en la nariz durante 37 años y recién ahora, al hacerse una PCR para detectar si tenía coronavirus, descubrió el motivo de la molestia. 

Cuando era chica, a Mary se le había introducido una ficha de un juego de mesa en una de las fosas nasales, en donde la pieza quedó alojada por 37 años.

Tweet de Stuff

Según detalló el Daily Mail, la mujer se sometió a una PCR para detectar su posible contagio de coronavirus, y después de que le introdujeran el hisopo por la nariz, el dolor y las molestias empeoraron, detectándose una infección en la zona. 

Le dolió la nariz por 37 años y descubrió el motivo al hacerse una PCR

A través de estudios, los médicos detectaron un cuerpo extraño en el lugar, por lo que operaron a la mujer y hallaron el causante del dolor durante más de tres décadas para Mary: una pieza amarilla, que había creado calcificaciones alrededor, procedente de un juego de Tiddlywinks (conocido en España como 'la pulga'), según informó 20 minutos. 

Tras la cirugía, la mujer pudo respirar por el orificio derecho de la nariz por primera vez tras 37 años y entonces recordó que cuando era chica, mientras jugaba con sus hermanos, se había metido varias fichas para jugar a expulsarlas exhalando por la nariz. Pero en una de las ocasiones, evidentemente inhaló, y la pieza quedó alojada dentro de sus fosas nasales.

La mujer permaneció por 37 años con una ficha de un juego en una de sus fosas nasales
La mujer permaneció por 37 años con una ficha de un juego en una de sus fosas nasales

En ese momento Mary temía contarle a su mamá lo que había ocurrido y con el tiempo olvidó el percance, a pesar de que desde aquel momento sufrió problemas para respirar ni más ni menos que por 37 años.