SUDAFRICA (ADNSUR) -  Por su forma ovalada, su piel rugosa y oscura y cara seria, se suele comparar la rana negra de lluvia africana (Breviceps fuscus) con una palta enojada. Una suerte de "Grumpy cat" versión anfibio de apenas 5 centímetros.

Sin embargo, ésta no es la única característica llamativa de esta rana oriunda de Sudáfrica. Por ejemplo, tiene un mecanismo de defensa bastante llamativo. Según publica La Nación, cuando se siente amenazada o asustada, infla su cuerpo con aire para hacerse más grande.Lo más común es que lo haga mientras está excavando con el objetivo de ponérselo difícil a quien quiera atraparla.

A post shared by ᔕ乇𝓬𝓉 22 (@22sect)

Otra de sus llamativas características es que es un animal de madriguera y llega a crear túneles de hasta metro y medio de profundidad.

En temporada de apareamiento, la hembra segrega una sustancia pegajosa en su espalda para evitar que las ranas macho se caigan durante el acto sexual. Después, las ranas macho permanecerán en la madriguera para proteger sus huevos y comenzarán a emitir pequeños chirridos.