Una niña mexicana de 3 años fue declarada muerta 12 horas antes de que se realice su funeral, este miércoles 17 de agosto. Los médicos la habían diagnosticado con una enfermedad estomacal, no pudieron darle el tratamiento necesario para salvarla y la declararon muerta. La pequeña despertó mientras la velaban.

La increíble historia ocurrió en el estado de San Luis Potosí, en México. Desafortunadamente la menor fue llevada al hospital luego de descubrir que tenía signos vitales, pero no pudo reponerse y falleció “por segunda vez” en el centro de salud.

Todo comenzó cuando la madre de la nena la llevó al pediatra de su pueblo porque tenía dolores estomacales muy fuertes, vómitos y fiebre. En principio el médico la diagnosticó con un cuadro de deshidratación, recetándole paracetamol. Sin embargo con el pasar de las horas la situación de la pequeña empeoró y fue llevada nuevamente al hospital, donde confirmaron su muerte.

“Querían conectarla a un goteo intravenoso, tardaron mucho en conectarla al oxígeno, no podían hacerlo porque no encontraban sus venas, finalmente una enfermera lo consiguió”, dijo la mujer, según publicó TN. Una vez que su hija fue declarada muerta por primera vez, a ella la separaron del cuerpo y la llevaron a otra habitación.

Horas después, ya en el funeral, la madre de la pequeña vio que uno de los vidrios del cajón estaba empañado, como si alguien respirara dentro de él. Por otro lado, su suegra que vio los ojos de la niña moverse.

Cuando finalmente corroboraron si Camila estaba realmente muerta, descubrieron que respiraba. Fue llevada de urgencia al hospital, pero no pudieron salvarla y falleció definitivamente. Según el fiscal general del Estado mexicano, José Luis Ruiz, el caso está siendo investigado y se llevará a cabo una autopsia para determinar la causa real de la muerte de la pequeña.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!