Un ex ministro afgano sorprendió en las últimas horas al revelar que trabaja como delivery en Alemania.

Sayed Sadaat, quien fuera titular de la cartera de Comunicaciones del país medioriental, era uno de los funcionarios más importantes de su país, e incluso llegó a negociar con China la puesta en órbita del Satélite SaarcSadaat, poniendo además fin a la colaboración con India y su programa de transpondedores Afghansat-1.

Conocida la noticia, Sadaat aseguró que muchas personas en su país lo critican por haber aceptado un trabajo de ese tipo tras haber ocupado uno de los puestos de mayor influencia en la política, pero él asegura que esto no le importa.

"No tengo nada de qué sentirme culpable", dijo quien actualmente se gana la vida repartiendo alimentos en una bicicleta y vistiendo un chaleco naranja y un casco blanco.

Y agregó: "Espero que otros políticos también sigan el mismo camino, trabajando con los ciudadanos en lugar de esconderse".