Mason y Mylan Brazel son dos hermanos de ocho y cinco años que recientemente perdieron a su padre, un sargento del ejército de Estados Unidos. Lo que su madre no esperaba era la reacción que tendrían cuando viesen por primera vez la lápida de su progenitor: se abrazaron a ella y decidieron echarse una siesta con él.

El Cementerio Nacional de Arlington, en Virginia, Estados Unidos, fue testigo de una tierna y conmovedora imagen que ha cautivado a la Red. Los hermanos, al ver la lápida de su padre, decidieron estar lo más cerca posible de él y tomaron una siesta sobre la tumba.

“Trajimos una manta. Mylan dijo que sentía que podía sentir a su papá y que quería echarse una siesta con él”, ha explicado Kait Brazel, la madre de los hermanos, a ABC News. “Mientras tomaban la siesta con él, Mason comenzó a rezar. Estuvieron todo el tiempo que quisieron, yo me limité a quedarme atrás”.

La conmovedora imagen de dos hermanos abrazando la lápida de su padre

Kait también ha comentado que sus hijos “no lloraron ni una sola vez” al enterarse del fallecimiento de su padre, todo porque ella misma ha asegurado que lo ven “de una manera muy diferente a las personas que lo reciben como un golpe devastador”.

Además, mientras los niños visitaban la nueva lápida sepulcral de su padre, estaban emocionados de compartir sus logros recientes con él, tal y como lo harían si todavía estuviera vivo.

Al parecer, Alfred Brazel, que fuera sargento del ejército estadounidense, falleció el pasado 31 de julio por un cáncer de recto, que había hecho metástasis en el hígado, a la edad de 37 años.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!