Un insólito hecho se produjo en las últimas horas en Estados Unidos, luego de que una mujer realizara dos amenazas de bomba en una fábrica para poder pasar más tiempo con su marido.

Todo ocurrió en el estado de Maine, donde los llamados de la ahora detenida obligaron a evacuar el recinto de manera inmediata, lo cual interrumpió las operaciones del lugar por una gran cantidad de horas.

Tras una rápida investigación se determinó que las llamadas provenían del celular de Kayla Blake, de 33 años, quien fue acusada de un delito grave de atentado contra la comunidad, y trasladada a la cárcel del condado de Somerset, donde se le fijó una fianza de 1500 dólares y una orden de restricción para acercarse a la empresa.

Según revelaron las autoridades, la primera amenaza se hizo cerca de las 9 de la mañana del 23 de septiembre, mientras que la segunda apenas unas horas después, y donde la mujer dijo que tenía la intención de colocar cuatro bombas de tubería cerca de la planta.

Tras su aprehensión la acusada confesó que no iba a poner bombas en el lugar, sino que solo quería pasar más tiempo con su pareja.