BUENOS AIRES (ADNSUR) -  Stefanía, dueña de la gata madre, la rescató cuando el animal se encontraba embarazado. Según su relato, se había cruzado tiempo atrás con "Bobby", el perro caniche de su vecina del barrio.

“Ella estuvo embarazada más de cuatro meses. Me habían dicho que el período de gestación de los gatos es de tres meses. Llegamos a pensar que estaba castrada porque nunca daba a luz”, aseguró.

Luego, detalló que la felina tuvo dos crías: “La primera salió deforme y la propia madre se lo comió. Al segundo lo pudimos rescatar a tiempo. Pero ya tiene una semana y todavía no sabemos si es macho o hembra".

"Tampoco podemos darnos cuenta de a qué raza se parece más. No sé, pero para mí es gatoperro“, señaló en diálogo con Crónica, haciendo alusión al reconocido dibujito animado "Catdog".

Además, la dueña expresó que esta extraña cruza a veces ladra y otras maúlla. Y agregó que "tiene algunos comportamientos característicos de un gato y otras veces hace cosas típicas de un perro", sentenció.