CHINA (ADNSUR)- Tras conocerse la pandemia del coronavirus a nivel mundial, en los mercados chinos se siguen vendiendo en forma de alimentos animales domésticos, como perros y gatos, que esperan aterrorizados en jaulas oxidadas que los clientes se los lleven a sus casas para cocinarlos. Así lo detalló el medio Vía País.

Y la carne de murciélagos y escorpiones es ofrecida a la venta como “medicina tradicional milenaria”. Así como también ay conejos y patos sacrificados que se exhiben en el piso, cubierto de sangre, suciedad y restos de otros seres vivos.

La información fue difundida por el prestigioso periódico británico Daily Mail. Mientras que la pandemia se extendió de Wuhan, ciudad china donde empezó a circular el virus, a países de todo el mundo que comenzaron a cerrar sus fronteras y a aplicar toda clase de medidas restrictivas para frenar el avance del Covid-19, el corresponsal de la publicación inglesa observó este sábado cómo miles de clientes acudían en forma masiva a un mercado en Guilin, localidad situada al suroeste del país, para abastecerse de provisiones.

Es que ayer China celebró su “triunfo” sobre el coronavirus y reabrió sus mercados, donde se cree que se inició la pandemia a fines de 2019. Según el diario, “no hubo ningún intento aparente de elevar los estándares de higiene para prevenir un brote futuro”. “Todos aquí creen que el brote ha terminado y que ya no hay nada de qué preocuparse. Es solo un problema extranjero ahora para ellos”, sostuvo uno de los corresponsales con sede en China que escribió el artículo publicado este domingo.

La única ciudad china que aún estuvo bloqueada ayer fue Wuhan, la cuna de la pandemia, aunque incluso las restricciones allí comenzaron a levantarse, tras dos meses de aislamiento casi total.