ISRAEL (ADNSUR) - Arqueólogos israelíes realizaron en las últimas horas un increíble hallazgo, luego de que descubrieran fragmentos de un pergamino bíblico de 2.000 años de antigüedad en el desierto de Judea, al sur del país.

El hallazgo, calificado como "histórico" por los especialistas, es uno de los más importantes desde la aparición de los Manuscritos del Mar Muerto.

"Por primera vez en unos 60 años, las excavaciones arqueológicas han descubierto fragmentos de un pergamino bíblico", aseguró la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI) en un comunicado dado a conocer este martes.

Según trascendió, los fragmentos del pergamino, escritos en griego, permitieron reconstruir pasajes de los libros de Zacarías y Nahum, que forman parte del libro de los doce profetas menores de la Biblia.

Los mismos fueron encontrados en una cueva de un acantilado de la reserva natural de Nahal Hever, en el marco de diversas excavaciones que buscan compatir el saqueo de patrimonio que sufre el país desde hace ya varios años.

Además de los fragmentos de pergamino, cabe destacar, los arqueólogos descubrieron objetos que datan de la revuelta judía de Bar Kokhba contra los romanos, ocurrida entre los años 132-136 d.C, una cesta de 10.500 años que podría ser la más antigua del mundo, y un esqueleto de niño momificado de 6.000 años de antigüedad envuelto en tela.