Un hombre estadounidense le ocultó a su familia durante diez años que había ganado la lotería para que no le pidieran plata de los 46 millones de euros recibidos.

La noticia surgió tras una carta pública publicada en las últimas horas por el protagonista de la historia, en la cual se preguntó si finalmente hizo lo correcto en mantenerlo en secreto durante tanto tiempo.

En la misma se justificó alegando que "era muy probable" que su círculo familiar lo obligara a donar parte del premio a la Iglesia, y por eso decidió mantenerlo en secreto.

Además, se sinceró y contó la mala relación que tiene con su hermana ultrareligiosa, con quien según el hombre se mantiene desde hace tiempo sin hablar por "cosas horribles" que la mujer intentó hacer a sus padres en el pasado.

Sin embargo, el ganador de la fortuna afirmó que pese a ser millonario lleva una vida tranquila, alejada de los lujos y sin gastar mucho dinero.