ESCOCIA (ADNSUR) - Una mujer escocesa que había sufrido un hackeo en su tarjeta de crédito por parte de un hombre de su misma ciudad se volvió viral luego de la escatológica y asquerosa venganza propinada.

La víctima de la estafa, cuenta, recibió una notificación de una App de delivery avisándole la confirmación de su compra en una cadena de pollo frito. Sorprendida por no haber realizado ningún pedido, llamó a la compañía para cancelar el mismo, pero no contenta con eso decidió preparar una "revancha" contra el hacker.

Emma Crombie de 35 años, preparó en su casa un supuesto nuevo pedido para enviar a la dirección que figuraba en el encargue original, en el cual en una caja de jugo de naranja, guardó caca de perro y la colocó en una caja de zapatillas con un mensaje: “Espero que hayas disfrutado del Uber Eats que te invité”.

“¡OK Después de que la escoria que robó mis datos de la tarjeta de mi cuenta en Uber Eats y disfrutara de un festín… ¡recibió esto de karma! ¡Caca de perro en una caja! Sí, es asqueroso y me costó 14 libras esterlinas, entrega especial al día siguiente”, escribió con humor la mujer en Facebook, y agregó: “Imaginen despertarse a las 9 de la mañana un sábado para firmar por este saludo!!”.

“La aplicación Uber Eats terminó hackeada de alguna manera y los datos de las tarjetas fueron sustraídos de forma fraudulenta de las cuentas de la gente. Después de entrar en su página oficial de Facebook, descubrí que le había ocurrido a numerosas personas durante la última semana más o menos”, contó posteriormente.