CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Norm Self vive en el estado de California (EEUU), tiene 85 años y desde hace dos es furor en redes sociales y en el cine para adultos. El hombre fue sacerdote durante mucho tiempo pero se cansó y ahora es actor porno.

Norm se crío en una familia conservadora y religiosa y a los 18 años se unió a la iglesia. Con el correr del tiempo se transformó en sacerdote de la congregación local. Con 20 años, se casó con una mujer y permaneció en una relación heteronormativa, hasta que a los 48 se dio cuenta de que no era realmente feliz y se divorció. 

Según publica Crónica, en su sexta década, y en su papel de ministro, el hombre comenzó a recibir a otros hombres que creían ser homosexuales y le pedían ayuda para saber qué camino tomar con respecto a la religión. Fue ahí cuando él se dijo a sí mismo: “¿Sabes qué: Soy un hombre gay?".

Fue sacerdote, no era feliz y se convirtió en actor porno: tiene 85 años

Finalmente, Self abandonó a la iglesia y comenzó a vivir con un hombre a quien llama “compañero de casa” y con quien asegura vivir pleno. Fue él mismo quien lo invitó a participar en una película erótica con otros hombres a cambio de algo de dinero y muchas experiencias “alucinantes”. 

El ex clero ahora va por su tercer film, tras tener dos experiencias en el cine. 

“Vamos a tener relaciones sexuales de todos modos, ¿por qué no convertirlo en una experiencia liberadora en lugar de esconderlo en las sombras?”, dijo en una entrevista que forma parte de un documental de Channel 5 OAPS, "On The Game: The Sex Business".

Cuando fue consultado sobre lo que puede enseñarle a los más jóvenes, en torno a su experiencia, Norm dijo: "Aprende a prestar atención y busca esas sutilezas. Aprende a notar, a disfrutar y a dar gracias por esas cosas más sutiles en la vida que lo hacen más agradable. ¡Y aprende a amar de verdad a cada pareja con la que tienes relaciones sexuales, al menos mientras estás teniendo relaciones sexuales!". 

"Aprende que hay muchas otras 'zonas erógenas' además de sus genitales. Conozca y entrene realmente su mente: ¡ése es su mejor órgano sexual!", sugirió el ex cura.