Gonzalo solo escribió una frase en Twitter a modo de resumen de la increíble historia y rápidamente se viralizó en la red del pajarito. 

El joven contó lo que le pasó hace algunos días atrás en un hotel alojamiento de Villa Luzuriaga (partido de La Matanza).   “No voy nunca al telo. Una vez que voy podés creer que estaban mis viejos también”, resumió.

Tweet de Gonza

Rápidamente la publicación se viralizó y obtuvo casi 30 mil likes y más de 350 retuits, además de cientos de comentarios graciosos.  

"¿Quién estaba en tu casa? ¿No tenías la casa sola?”. "¿Les hicieron precio poro grupo familiar?", le preguntaron entre otras cosas al joven.

Gonzalo le contó luego a TN que esa noche fue al hotel Jonde, que se encuentra a dos cuadras de su casa, junto a Noelia, su novia. Tras pasar unas horas en el lugar, no se percató de que en la habitación de al lado estaban sus padres, Verónica y Hernán. 

“Al otro día mi mamá me preguntó qué hacía la camioneta en la cochera 35″, contó el joven, que le respondió: “No sé por qué se me hacía que nos íbamos a cruzar. Te juro, tenía el presentimiento. ¿Y vos cómo sabías que estaba la camioneta ahí?”.

El gracioso chat de la familia tras encontrarse en el lugar menos pensado
El gracioso chat de la familia tras encontrarse en el lugar menos pensado

Los padres acudieron a los emojis para responderle a su hijo. “Estábamos en la 34″. “Nos reímos muchísimo. Cuando nos vimos me contaron que les pasó lo mismo al salir de su habitación y ver que estaba mi camioneta”, añadió Gonzalo, que se acordó que en el momento en el que se encontraba en la  habitación pensó: los de al lado “hablaban un montón”.

“¿Ustedes eran los que hablaban mucho?”, les preguntó el joven a sus padres. Hernán, su papá, le dio a entender con un chiste que efectivamente eran ellos.

“No puedo creer la viralización del tuit. Sabía que iba a tener un par de likes, pero no imaginé tanta repercusión -aseguró-. Me lo tomé con mucha gracia. Lo mismo hicieron mis papás. La gente se rió, aunque muchos dudaron acerca de por qué iría a un telo si en mi casa no había nadie”. 

“Todos me preguntaron qué hacían mis papás en un telo, a dos cuadras de casa. No sé, supongo que para que sea una noche especial”, consideró el joven, quien reveló: “Nosotros también teníamos la casa sola en lo de mi novia, pero pensamos que ir al telo era una mejor opción”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!