Un sorprendente y gratificante hallazgo se llevó a cabo en las últimas horas en Chaco, luego de que un biólogo conservacionista divisara, por primera vez en 30 años, a una nutria gigante, un animal que se creía extinto en el país.

El descubrimiento fue realizado por Sebastián Di Martino mientras recorría el río Bermejo en canoa. “Escuché que un animal se tiraba al agua”, afirmó su descubridor previo a afirmar que creyó que se trataba de un Lobito de río.

Según relató, fue el grito del animal el que lo alertó de que lo que tenía en frente era algo distinto. "Me hizo acordar a los sonidos que emiten Coco y Alondra, los dos ejemplares de nutria gigante traídos de Europa a Iberá para intentar devolver a esta especie a la Argentina. Fue una locura y una emoción total”, dijo.

En ese sentido, afirmó que tras el primer avistamiento decidió confirmar qué era lo que estaba viendo.

“Di vuelta la canoa para filmarla bien con el celular. En el momento en el que sacó el cuerpo fuera del agua y le pude ver la garganta blanca, que es muy típica de la especie, ya no quedaban dudas”, sostuvo.

Según especialistas, la nutria gigante, como su nombre lo indica, es la nutria de mayor tamaño del mundo, y un ejemplar adulto puede medir hasta 1,8 metros y pesar 33 kilos.

En la Argentina se la considera extinta y a nivel mundial está amenazada de extinción, y las poblaciones documentadas más cercanas al Impenetrable se hallan actualmente en el Pantanal Paraguayo, a más de 1000 kilómetros de distancia.