Una historia de película se vivió en los últimos días en los Estados Unidos, luego de que una buzo encontrara un mensaje en una botella que había sido escrito hacía un siglo mientras navegaba por el río Cheboygan, en Michigan.

El objeto se encontraba en el fondo del río y conservaba en perfecto estado su tapón. Cuando la abrió, descubrió que el texto databa de 1926.

"Al principio pensé que era solo una botella fría y luego, cuando la recogí, cuando todavía estaba bajo el agua, pude leer la palabra 'esto' en el papel", explicó.

Y agregó: "Era algo así como… ¡Dios mío! Hemos encontrado un mensaje en una botella. ¡Genial!".

Pese a que dos tercios de la botella estaba llena de líquido, el texto era perfectamente legible. "¿La persona que encuentre esta botella devolverá este papel a George Morrow Cheboygan, de Michigan, y dirá dónde se encontró?", preguntaba.

Como Dowker conoce la localidad de Cheboygan y sabía que el apellido Morrow era algo común allí, inició una campaña en Facebook a para dar con la familia del escritor.

"Pensé que lo rastrearíamos bastante rápido y eso sería el final. Así que me olvidé porque ya era tarde esa noche... y me fui a la cama", contó.

Para su sorpresa, a la mañana siguiente su posteo se había vuelto viral y más de 6000 personas dieron pistas sobre el posible autor, hasta que la hija de Morrow se contactó con ella.

"Puedo verlo salir y hacer eso porque era su cumpleaños. No lo sé con certeza, pero suena como algo que él hubiera hecho. Era una persona muy sentimental", intuyó sobre su padre que cree, tenía cerca de 18 años cuando escribió el texto.

Ahora, tras recibir el papel como regalo por parte de su descubridora, lo colgará en la tienda de compañía que maneja para tenerlo presente en todo momento.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!