A través de un informe periodístico, que perseguía fines nostálgicos y de buena memoria para una de las golosinas más populares y tradicionales en Argentina, provocó un impacto inesperado. ¿Cuáles fueron los motivos?

Se trata del detrás de la fabricación de Mielcitas y Naranjú, productos muy consumidos varias años atrás, en la memoria colectiva de quienes hoy ya son adultos.

El video muestra la fábrica cooperativa en la localidad de Rafael Castillo, Partido de La Matanza, que confecciona ambos productos a través de imágenes del proceso de realización de las dos golosinas, muy características de la Argentina de los años 70 a los 90.

Sin embargo el resultado de lo que quería obtener al publicarlo en redes sociales distó mucho del deseo nostálgico y emotivo que se planteó: la mayoría de los usuarios que vieron el video sintieron asco por la falta de condiciones higiénicas básicas para la preparación de estas golosinas, cuya particularidad es la de ser consumidas por niños directamente desde el envoltorio a la boca.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!