El Papa Francisco volvió a estar en boca de todos este jueves, pero no por un motivo religioso-espiritual o político, sino por una broma que hizo sobre Brasil.

"No tienen salvación porque hay mucha cachaça y poca oración”, dijo el sumo pontífice durante una charla con João Paulo Souto Victor, sacerdote de Campina Grande, quien le pidió a Francisco que rece por los brasileños.

Ante los dichos del Papa Souto Victor respondió con una sonrisa, y luego el pontífice le pasó afectuosamente la mano por la cabeza antes de saludar a otros fieles, sin saber que sus dichos se volverían virales en cuestión de minutos.

Em brincadeira, Papa Francisco diz que Brasil tem “muita cachaça e pouca oração”

Sin embargo, no todos se tomaron sus dichos de la mejor manera, y ante algunas pocas críticas el alcalde de Rio de Janeiro, Eduardo Paes, dijo que el comentario de Francisco fue “sacado de contexto” y que el Papa no se burló de los brasileños ni de Brasil ya que él “ama” al país.