Yuri Tolochko, un fisicuculturista de origen ucraniano, había saltado a la fama en 2020 luego de casarse con una muñeca inflable, a la cual llamó "Margo" y de quien se había separado semanas atrás luego de asegurar que la había engañado con otra muñeca cuando ella se encontraba en reparación.

A esta curiosa historia se le sumó en las últimas horas una nueva extraña afirmación, luego de que el hombre dijera que se "enamoró" de un cenicero.

Según afirmó, fue tras su "decepción amorosa" con las muñecas inflables que comenzó su "relación sentimental" con el objeto metálico.

Del Instagram de yurii_tolochko

“Me gusta el olor, la sensación del metal en mi piel. Es fantástico. Me gusta que toque mi piel, me excita, es lo que me atrae de este cenicero”, confesó en su cuenta de Instagram.

Además, aseguró que tuvo "la oportunidad de estar a solas con él durante horas" y que busca "volver a verlo y tocarlo de nuevo por la esencia que tiene".