REINO UNIDO (ADNSUR) - Dos hombres británcos que habían encontrado un tesoro millonario en un campo cercano a la ciudad de Chelmsford, en el Reino Unido, fueron acusados por robo.

Se trata de Shane Wood y Kim Holman, quienes con ayuda de un detector de metales descubrieron enterradas unas 1.000 monedas de oro de la Edad de Hierro, valuadas en un millón de libras esterlinas, es decir, 1,3 millones de dólares.

Al no haber reportado el hallazgo en un comienzo y guardarse las monedas, fueron acusados de saqueo luego de compartir la noticia, en una medida que sorprendió a propios y extraños.

El motivo, alegan las autoridades, es que se trata de objetos que se remontan a más de 2.000 años, los cuales deber ser reportados tras su encuentro o, de lo contrario, se estaría infringiendo la ley de búsqueda de tesoros local.