Científicos europeos lograron en los últimos días resolver el misterio de un guerrero que había sido enterrado con ropa de mujer hace 1.000 años en Finlandia.

El esqueleto, que data de la edad media, fue descubierto también junto a su espada en 1968, en la localidad de Suontaka Vesitorninmäki, Finlandia, y los motivos de la presencia de la ropa femenina eran un misterio para los especialistas.

Sin embargo, en las últimas horas un estudio publicado en la revista European Journal of Archaeology reveló que se trataba de una persona intersexual.

A través de un análisis de ADN se logró constatar que el individuo posiblemente padecía una condición genética conocida como síndrome de Klinefelter, la cual en los varones genera que se nazca con un cromosoma X adicional.

El síndrome, explicaron los especialistas,  suele causar el agrandamiento de los pechos, disminución de la masa muscular, reducción del vello corporal e incluso infertilidad.