Una arqueóloga finlandesa sorprendió a su país luego de descubrir en una capilla local el cuerpo de una mujer noble que dio a luz después de morir.

El hallazgo fue realizado junto a colegas de la Universidad de Oulu, en una cámara funeraria de 4 x 4 metros debajo del edificio ubicado en Vihti, en el sur de Finlandia.

En base a los reportes los especialistas encontraron ocho ataúdes y los restos de un posible noveno, el cual sorprendió a los investigadores.

Se trataba, además de los cuerpos de  tres hombres, una anciana, tres mujeres adultas y una joven, de un feto sobresaliendo del canal de parto de la menor de ellas.

El hallazgo fue interpretado como un caso de "extrusión fetal parcial 'post mortem', un proceso probablemente interrumpido por la descomposición desacelerada de los restos maternos antes de la expulsión completa del feto", indica el resumen del estudio publicado en la Revista Internacional de Osteoarqueología.

Además, los investigadores llegaron a la conclusión de que la madre, identificada como Charlotta Björnram, quien murió el 23 de octubre de 1808 a la edad de 24 años, había fallecido durante el primer trimestre del embarazo.