CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Inquietos, revoltosos, traviesos y simpáticos, algunos perros suelen ganarse el cariño de quienes los cuidan con demostraciones de vitalidad y energía. Otros, por su capacidad de permanecer tranquilos y pasar desapercibidos. Un ejemplo de este último caso fue retratado en un nuevo desafío visual que es furor en las redes sociales.

Durante los últimos días, un video difundido en Twitter muestra una habitación con distintas estatuas de animales, en su mayoría perros. Pero entre las figuras de yeso hay un intruso de carne y hueso: un perro de verdad.

Con una asombrosa capacidad de mantenerse inmóvil sobre sus cuatro patas, esta pequeña mascota sorprendió a los usuarios de las redes por lo prolongado de su postura. Sin embargo, al observar con detenimiento, se puede detectar una anomalía.

Sobre el hocico, en sus ojos un leve movimiento es perceptible al fijar la atención. Además, en el lomo negro del animal también pueden advertirse leves cambios en su pelaje. Otro de los detalles que lo hacen único es el pelo de la cola que, más allá de la buena calidad de las réplicas, lo hacen fácilmente reconocible.

La caricia de quien graba el video se torna irresistible y el misterio llega a su fin: con un leve movimiento de cabeza deja entrever cuál es la estatua canina "viva".

Hacia el final del video, el plano de la grabación se abre y podemos ver cómo el perro cambia de posición y se sienta. Como es sabido, una acción que nunca podrían hacer las estatuas.

はしもとみお on Twitter